domingo, 12 de octubre de 2008

Frescos como uvas

asswdqasd...cultive tantas rosas que alguna me tuvo que herir...





Tú haces el silencio de las lilas que aletean
en mi tragedia del viento en el corazón.
Tú hiciste de mi vida un cuento para niños
en donde naufragios y muertes
son pretextos de ceremonias adorables.


Alejandra Pizarnik

7 comentarios:

madamelulu dijo...

Su majestad, rosas de cactus. Justo hoy soñé que me enamoraba de un proveedor de flores de cactus que se llamaba villamaría.Que rarezas!

Diego Bartra Bazán dijo...

"Mirad atentamente este paisaje para aseguraos de que podéis reconocerlo, si en alguna ocasión viajáis por blogs, en internet. Si un día pasáis por allí, os suplico que no apresuréis el paso y que os detengáis un momento exactamente bajo la estrella. Si entonces un niño se os acerca, si ríe, si tiene cabellos de oro, si no contesta cuando se le pregunta, adivinaréis quién es. ¡Sed amable con él! No dejadme tan triste: escribidme pronto que el principito ha vuelto..." (:

Na dijo...

- La vida nos ha olvidado y lo malo es que uno no se muere de eso.
- Sin embargo, cada vez nos va peor.
- Entonces la vida no nos ha olvidado.

Alejandra Pizarnik

εїз dijo...

Como puede observar... logré entrar a su blog con la fecha actualizada.

Besotes!

Siempre hay marcas que se convierten luego en huellas... (?)
(Sólo para pensar)

yuliana dijo...

El amor es como las rosas, son hermosas pero si te descuidás te clavan la espina.
Mientras lo mires y tengas cuidado al actuar, su hermosura no cesará.
Siempre interesantes tus entradas, suerte!

Mariana dijo...

Un príncipe abandonó su rosa terrestre y se fue a bailar con un clavel del aire. Le llevó una canción y uvas.

Mente Ridícula dijo...

Gracias por cuidar este jardín...virtual, pero jardín al fin.